Alcoholexia, nuevo trastorno adictivo

Es una enfermedad muy peligrosa que afecta principalmente a las mujeres de entre 16 y 40 años. Es una de las penosas consecuencias del culto a la delgadez.

La alcoholexia es una enfermedad que se caracteriza por la mezcla de altas dosis de alcohol junto con trastornos alimenticios como la bulimia y anorexia. A pesar de no estar aún tipificada médicamente, esta enfermedad preocupa en los ámbitos de salud ya que muchos jóvenes, víctimas de la moda y la presión por adaptarse, dejan de comer y pretenden compensar esto con una alta ingesta de alcohol.
Este trastorno afecta especialmente a mujeres de entre 16 a 40 años, que se someten a padecer hambre y luego beben alcohol en exceso pretendiendo compensar la falta de nutrientes y también buscar aceptación, diversión o tapar algún tipo de depresión.

Quienes padecen alcoholexia tienen un doble problema: por un lado la desnutrición causada por la sola ingesta de alcohol, ya que sus calorías no aportan ningún tipo de vitamina, proteínas o mineral que pueda reemplazar al alimento, y la intoxicación etílica que puede llevar al coma alcohólico e incluso a la muerte.

Esta enfermedad se hizo pública gracias a un grupo de estrellas de Hollywood, que se exhibían ebrias públicamente y siempre lucían muy delgadas. Por esta razón, la alcoholexia se ha catalogado como la enfermedad de moda entre las celebridades, que en la actualidad se está extendiendo peligrosamente a otras mujeres que ven en ellas un modelo estético a emular.

Esta enfermedad fue descubierta por especialistas norteamericanos que no dudaron en asociar la obsesión por la delgadez y la búsqueda de legitimidad social en el exceso de consumo de alcohol. Derivada de la palabra inglesa drunkorexia, esta enfermedad es relativamente nueva y ha venido a engrosar la lista de los trastornos alimentarios y a despertar la preocupación de los especialistas.

El gran peligro que acarrea esta práctica es que no hay alimentos presentes en el estómago para frenar la absorción de alcohol en el sistema, lo cual lleva a un rápido estado de embriaguez y a una posterior intoxicación etílica.

Las consecuencias de la alcoholexia son devastadoras: con la ingesta prolongada de alcohol se deterioran las neuronas y esto puede derivar en una pérdida de conciencia, una distorsión de la realidad, ya que continuamente se perciben gordas cuando en realidad están muy delgadas, y varios trastornos de la conducta, pudiendo desencadenar en aislamiento social y hechos de agresión y violencia física.

Según datos estadísticos, el 30% de las mujeres que tiene problemas con el alcohol también tienen algún tipo de desorden alimenticio.

Post cerrado a comentarios.